PDF La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos). Feliz lectura La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF La Energía del Nombre Lea ???: Conoce el Poder de tu Nombre (Colección Nombres Propios Hebreos) Pocket Guide.

En los "títulos" de los salmos, la autenticidad de la que no hay razón suficiente para dudar, de 73 años se atribuyen a David. Pedro y Juan Hechos le atribuyen también el salmo segundo, que es uno de los 48 que son anónimos. Cerca de dos tercios de toda la colección se han atribuido a David. Salmos 50 y 73 a 83 se dirigen a Asaf, ya que el dueño de su coro, para ser cantado en la adoración de Dios. Los "hijos de Coré", que formaron una parte importante de los cantantes Coat 2 Crónicas En Lucas la palabra "salmos", la Hagiographa es decir, los escritos sagrados, una de las secciones en que los Judios divide el Antiguo Testamento.

Véase la Biblia.


  1. Las Praderas de Imión: Parte II.
  2. Pasión turbulenta (Bianca).
  3. El librero (Ilustrados).
  4. El oráculo numerológico.
  5. La víbora en la niebla.
  6. Trabajos relacionados.

Ninguno de los salmos se puede probar que han sido de una fecha posterior a la época de Esdras y Nehemías, por lo tanto, toda la colección se extiende sobre un período de cerca de 1. Hay en el Nuevo Testamento citas directas del Salterio. El Salterio se divide, después de la analogía del Pentateuco, en cinco libros, cada uno de cierre con una doxología o bendición, 1.

El primer libro abarca los primeros 41 salmos, los cuales se atribuyen a David, excepto 1, 2, 10 y 33, que, aunque anónimo, también puede atribuirse a él. Segundo libro se compone de los próximos 31 salmos , 18 de los cuales se atribuyen a David y de 1 a Salomón la Y en esto nos encontramos otra palabra muy parecida a estas dos en el versículo 11 y se nos hace ver desde ahí. El vocablo producir es diferente a las otras dos. No es crear y tampoco es hacer. Esta es una acción desde la que una misma fuente u origen provoca, ella misma, la generación de otros elementos vivos.

Y eso hace que surja otra duda al respecto.

Post navigation

Y hacemos la pregunta de dónde sacó la tierra las semillas porque en ninguna parte se nos dan los concisos y precisos detalles de lo acontecido con la producción que la tierra efectuó a la orden divina. La Santa Biblia nos debería de decir, por lo menos, que luego que los muchísimos Elohím crearan, hicieran o fabricaran de tal o cual manera las diferentes semillas, de las miles de variedades que existen, Dios Padre procedió a sembrarlas una por una teniendo en cuenta altura, superficie y humedad de los terrenos. Y, cuando por fin estuvieran todas esas miles de millones de semillas plantadas y bien sembradas, regadas y muy bien cuidadas, entonces, y sólo entonces, deberían de haber dado la orden los Elohím a la tierra que produjera.

Pretender, sin hacer antes todo el proceso ya mencionado, las cosas como son planteadas en la Biblia, es risible que se de semejante orden de produzca la tierra la vegetación. Y, sólo a manera de repaso y ejemplo, leamos desde el Levítico lo siguiente. Pero continuemos con los sucesos del Cuarto Día. Aquí se hacen el Sol, la Luna y las estrellas; pero ojo con esto. Recordemos que la sabia Biblia describe la acción de todo esto usando el vocablo asa hacer y no bara crear. El versículo 16 nos permite estar al tanto de lo sucedido:.

Hicieron los Elohím las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease de noche; hicieron también las estrellas. Durante este Cuarto Día, Dios Nuestro Señor, o sea los miles de Elohím que lo conforman, hace, no crea, al Sol, la Luna y las estrellas; en pocas palabras se concluyó todo el Universo ya que en el Primer Día sólo crea a la tierra y al cielo.

Cuando el Dios de la Biblia hace a las lumbreras y a las estrellas es porque ya han transcurrido tres días en las acciones de la creación.

Un delicioso Mango

Nuestro planeta, el que Dios en su infinita sabiduría escogió para el inicio de la vida en todo el Universo, es apenas una décima del uno por ciento 0. Pero bueno a los hechos hay que referirnos. Y nos atrevemos a formularle estas sacrílegas interrogantes al Dios creador de todo el Universo, con el derecho que nos da no sólo que Dios Padre nos haya creado y hecho a su imagen y semejanza, sino porque somos inteligentes. Ahora veamos los versículos del 20 al 23 que nos relatan los hechos ocurridos durante el Quinto Día. Dijeron los Elohím: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

Y crearon los Elohím los grandes monstruos marinos.

¿Qué implica tu nombre? la fuerza detras de los nombres judios

Y Elohím los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas de los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana del Día Quinto. Este Quinto Día, o lo que se nos cuenta de él, es controversial por excelencia. Nuevamente nos encontramos con que la divinidad bíblica no hace las cosas en forma directa. Pide ayuda y la colaboración de alguien, o de algo separado, y fuera de él, que por lo mismo no es Dios. Aquí le pide a las aguas que produzcan.

Las aves son animales vertebrados, ovíparos, de respiración pulmonar y de sangre caliente, pico corneo, cuerpo cubierto de plumas, con dos pies y con dos alas; y se conocen una veinte mil especies. Si la divinidad de la Biblia le dice a los mares que produzcan seres vivientes, y ya vimos lo que es un ser viviente, eso significa que los mares incubaron plantas, animales y por supuesto que seres humanos. Todos los seres vivientes que conocemos fueron hechos y producidos por la inmensa madre que viene a ser el agua del mar.

Ahora, pues, podemos entender que las miles de personas que poblaban las afueras del Jardín del Edén fueron parte de aquellos seres vivientes que Dios Padre, por medio de los mares, hizo que se produjeran. Lo que se nos dificulta entender de este versículo 20 es la parte que nos dice: Y las aves que vuelan sobre la tierra, en al abierta expansión de los cielos. Tomemos cualquier ave que vuela y analicemos lo siguiente: Cualquier ave que vuela lo debe hacer sobre la tierra o sea en el espacio. Eso es obvio y se hace innecesaria la aclaración. La Palabra del Dios bíblico nos dice: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelan sobre la tierra.

Definitivamente no en el mar. El avestruz, a pesar de ser un ave, no vuela y forma parte del grupo de las aves corredoras. Que no se piense que es a los peces la referencia de seres vivientes. Es totalmente alejado de estos otros seres el dicho de Dios Nuestro Señor. En todo caso pudo muy bien haberlo dicho así de claro y nombrarlos por su respectivo apelativo de peces tal y como lo hace en el versículo 26 que desde ahí leemos muy claramente: y señoree en los peces del mar.

Al preguntarnos el motivo de tan general disposición divina, en donde no hay ninguna indicación que nos aclare la clase de seres vivientes que fueron producidos por los mares, no podemos olvidarnos que durante el Tercer Día, allí sí Dios Padre especifica muy bien lo que se quiere y requiere de la madre tierra.

Así parece pero no es así. Si releemos despacio el versículo nos damos cuenta de lo que se quiso dejar señalado. O sea que ese versículo ratifica lo que el versículo anterior ya nos había contado. Recordemos que el versículo 21 así lo deja estipulado: Y crearon los Elohím los grandes monstruos marinos. Mi piel , hendida y abominable.

El significado secreto de la Biblia

También apareció otra señal en el cielo; he aquí un gran dragón de fuego o rojo, con siete cabezas y diez cuernos. Así dice el Señor Yahvé: He aquí que yo estoy en contra de ti, Faraón, rey de Egipto , el gran dragón que yace en medio de sus ríos, el cual dijo: Mío es el Nilo, pues yo lo hice para mí. El dragón de los mares que el Padre Nuestro crea es una especie de monstruo fabuloso que hierve el agua con el fuego de sus narices, tal y como nos dice Ezequiel en la Palabra de Dios.

Cuando eras como el dragón en los mares; pues hacías hervir las aguas con tus narices y enturbiabas las aguas con tus pies y hollabas sus riveras. No hay que dejar de explicar que el vocablo Diablo proviene del griego y que debe de entenderse por acusador o calumniador que es su verdadera acepción. Aparte que desde algunos salmos también los catalogan como engendros del Mal a estas criaturitas creadas directa y personalmente por nuestro Dios Todo Sabiduría y Eterno.

Y Dios Padre los Elohím los bendijo a los grandes monstruos marinos diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares.

La Energ A Del Nombre Gabriel Colecci N Nombres Propios Hebreos Spanish Edition Pdf

En la primera de ellas los Elohím ejecutan la acción de hacer y en la segunda, muy resueltamente, los muchos Dioses de la Biblia crean. Es el versículo 24 el que inicia la actividad que tiene lugar ese día y nos dice así. De nuevo vemos que Dios Padre los muchos Elohím que se encierran en tal cristianizado término solicita el concurso de un agente externo a su divinidad y poder y, en ese instante, le corresponde a la madre tierra ser la encargada de una nueva emisión de seres vivientes.

Así se incuba la vida en seres vivientes. Aunque antes es bueno que hagamos un pequeño comentario, pero no por pequeño de poca importancia. Estamos ante el hecho consumado de otra acción indirecta de los Dioses de la Biblia. Todos los seres vivientes, tanto los producidos por el mar, como los provenientes del regazo de la tierra, fueron fabricados con elementos que existían en esos momentos. Retomando el hilo del versículo 24, nos quedamos que veríamos a uno por uno de los seres que la Tierra produjo. Dividiste el mar con tu poder; quebraste cabezas de monstruos marinos.

Tu quebraste a Rahab, como a un herido enemigo. Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, salieron del mar. He aquí una cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro ; y devoraba y desmenuzaba, y lo sobrante lo pisoteaba con sus patas, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos. Esta bestia no se ajusta a lo que nosotros, hoy por hoy, conocemos como bestias. A esta clase de seres monstruosos es a los que se refiere el versículo 24 del Génesis, estas son las bestias que la tierra produjo.

En el capítulo 13 del Apocalipsis nos encontramos con las dos bestias. Son dos monstruosidades. Una es el poder político que blasfema contra Dios Padre, se hace adorar y persigue a los verdaderos creyentes. La segunda bestia es una realidad religiosa, remeda al cordero Cristo , opera prodigios engañosos y seduce a los hombres para que adoren a la primera bestia.

En el Apocalipsis de Daniel, que fue escrito durante la persecución sangrienta que desencadenó el emperador Ant íoco, la potencia enemiga, representada por los rasgos de bestias monstruosas, tiene como misión hacer la guerra a los santos. Este dragón representa a los poderes caóticos y devastadores a los que Marduk, el dios del orden, debían reducir a la impotencia para poder organizar el Cosmos. La mitología de Ugarit oponía, así mismo, a Yam, el dios-mar, en la lucha por la soberanía del mundo divino.

Y el Diablo que los engañaba, fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta. Para cerrar el comentario, de lo que se quiso significar en el libro del Génesis cuando se nombra a las bestias o a la bestia, leamos en el Apocalipsis y 18 lo siguiente. Aquí se requiere sabiduría. No podía faltar la numerología, pues es un instrumento y procedimiento muy usado y apreciado entre las tribus de Israel. Con este término se designa al Imperio Romano como el fiel reflejo de la bestia. Las bestias a las que hace referencia el versículo 24 del Génesis, no son cualquier animal de cuatro patas.

Así pues, cuando la Biblia nos dice que Dios Padre le pide a la Tierra que produzca bestias, se refiere a las bestias que hemos estudiado y analizado, quienes representan los azotes de la divinidad bíblica; o sea, son las calamidades que nos envuelven a los seres humanos. Entré, pues, y miré; y he aquí, toda forma abominable de reptiles y bestias, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared por todo alrededor.

Preguntas frecuentes sobre el Holocausto

Pero también nos encontramos con que la bestia, figura poética para describir a las calamidades, se encarna de forma indiscutible en los grandes imperios paganos que tratan de dominar al mundo haciéndole la guerra a Israel con una manifiesta arrogancia sacrílega. De esta manera, y luego de la explicación, ya podemos comprender a la bestia en cuestión, la que tiene el poder del dragón y que es príncipe de este mundo; tal y como nos lo relata San Juan desde el Apocalipsis donde leemos.

Ya lo veremos. Cuando leemos la Biblia, inmediatamente, nos damos cuenta de la existencia y actividad agitada de un oscuro y misterioso personaje que protagoniza un papel estelar desde el origen bíblico de la humanidad, hasta el final de los tiempos, que nos describen los versículos del Apocalipsis como punto culminante del Génesis. En el libro de los Orígenes o Génesis nos es presentado tan ilustre personaje. Desde que se corre el telón aparece en escena, como figura especialmente hecha, la serpiente y asume el rol para el cual fue producida y orientada.